Shopping conditions

Buting

Amén (en hebreo: אמן, amen) es una palabra de origen hebreo que suele traducirse como «así sea», con un sentido aprobatorio, o «así es», como símbolo de reafirmación (por ejemplo, de la fe).1​ Empleada en el judaísmo, posteriormente también fue adoptada por el cristianismo y después por el islam. Esta palabra es una de las aclamaciones litúrgicas más frecuentes,1​ y se utiliza generalmente como fórmula para concluir las oraciones.

Garranty

Amén (en hebreo: אמן, amen) es una palabra de origen hebreo que suele traducirse como «así sea», con un sentido aprobatorio, o «así es», como símbolo de reafirmación (por ejemplo, de la fe).1​ Empleada en el judaísmo, posteriormente también fue adoptada por el cristianismo y después por el islam. Esta palabra es una de las aclamaciones litúrgicas más frecuentes,1​ y se utiliza generalmente como fórmula para concluir las oraciones.

Shipping

CorreosExpress con número de seguimiento y entrega sin firma. Si prefieres el envío certificado mediante CorreosExpress, se aplicará un cargo adicional. Ponte en contacto con nosotros antes de solicitar esta opción. Sea cual sea la forma de envío que elijas, te proporcionaremos un enlace para que puedas seguir tu pedido en línea.

Los gastos de envío incluyen los gastos de manipulación y empaquetado, así como los gastos postales. Los gastos de manipulación tienen un precio fijo, mientras que los gastos de transporte pueden variar según el peso total del paquete. Te aconsejamos que agrupes todos tus artículos en un mismo pedido. No podemos combinar dos pedidos diferentes, y los gastos de envío se aplicarán para cada uno de manera individual. No nos hacemos responsables de los daños que pueda sufrir tu paquete tras el envío, pero hacemos todo lo posible para proteger todos los artículos frágiles.

Las cajas son grandes y tus artículos estarán bien protegidos.

Returning products

Amén (en hebreo: אמן, amen) es una palabra de origen hebreo que suele traducirse como «así sea», con un sentido aprobatorio, o «así es», como símbolo de reafirmación (por ejemplo, de la fe).1​ Empleada en el judaísmo, posteriormente también fue adoptada por el cristianismo y después por el islam. Esta palabra es una de las aclamaciones litúrgicas más frecuentes,1​ y se utiliza generalmente como fórmula para concluir las oraciones.